Cuidado de los espacios interproximales

Determinadas patologías aparecen por la acumulación de bacterias (biofilm dental) en los espacios existentes entre los dientes. Por ello es importante realizar una correcta higiene interdental. El mantenimiento de una buena salud bucal se basa en el control del biofilm dental.

¿Qué es el biofilm dental?
El biofilm dental es una capa pegajosa e incolora, formada por bacterias, que se va formando constantemente y se adhiere a la superficie de los dientes, margen de las encías y espacios interproximales (espacio entre los dientes).

El área interproximal ofrece unas condiciones que facilitan el establecimiento y desarrollo del biofilm dental. Por este motivo debemos tener un especial cuidado en reducirlo eficazmente y también los restos de alimentos que se depositan en los espacios existentes entre los dientes. Se recomienda usar cepillos interproximales para los espacios abiertos y sedas o cintas para los espacios cerrados.
La gingivitis, la periodontitis y la caries son algunas de las patologías más comunes debidas a la acumulación del biofilm dental.

La formación del biofilm dental es un proceso continuo que ataca a los dientes desde el momento en el que termina de cepillarse los dientes. Por eso se recomienda cepillarse los dientes después de cada comida y antes de acostarse, minuciosamente y sin dejar ni un espacio sin limpiar. Para ello es importante:

Cepillarse los dientes con un cepillo manual o eléctrico adecuado a tus necesidades.
Usar la pasta dentífrica más adecuada y el colutorio para completar tu higiene.

Adquirir buenos hábitos de higiene bucal, te permitirán disfrutar de una sonrisa sana para toda la vida.

¿Cómo eliminar el biofilm dental?
espacios_interproximalesEl uso del cepillo dental no elimina el biofilm dental a nivel interproximal ya que estos espacios son de difícil acceso. Antes de utilizar algún instrumento para la limpieza interproximal, debemos distinguir entre espacios interproximales abiertos y cerrados para elegir los mecanismos de limpieza adecuados en cada ocasión.

Las cintas o sedas y los cepillos interproximales se adecúan a todo tipo de separación.
Los espacios interproximales cerrados son aquellos en los que apenas hay separación entre los dientes. En estas situaciones, el uso de las sedas o cintas dentales eliminan el biofilm interdental bajo la línea de las encías previniendo así la caries y la enfermedad periodontal.

Los espacios interproximales abiertos, pueden deberse por falta de alguna pieza dental, una separación exagerada de los dientes, entre otros motivos. Para ellos existe la solución. La gama de cepillos Interprox® permite limpiar eficazmente estos espacios, ayudando a proteger frente a la caries y la enfermedad periodontal.